Tipos de agua mineromedicinales

Los principales tipos de aguas mineromedicinales son:

  • Bicarbonatadas: Combaten la acidez gástrica si se toman en ayunas. En grandes cantidades, ingeridas durante las comidas, facilitan la digestión y estimulan la secreción pancreática.
  • Carbogaseosas: Los baños con este tipo de agua están indicados, principalmente, para tratar la hipertensión y la insuficiencia coronaria crónica.
  • Cloruradas: Aumentan las defensas de la piel y las mucosas si se administran con irrigaciones o duchas. Si tienen sodio, también poseen propiedades antiinflamatorias.
  • Ferruginosas: Indicadas para anemias, obesidad, trastornos de desarrollo en la infancia y regímenes de adelgazamiento. Además también pueden utilizarse para tratar algunas afecciones de la piel.
  • Sulfatadas: Combate el estreñimiento. Es un buen laxante que no produce adicción ni tiene efectos secundarios.
  • Sulfuradas: Adecuadas para tratar enfermedades crónicas de las vías respiratorias, procesos reumáticos y postoperatorios del aparato locomotor.
  • Radiactivas: Contienen radón. Son analgésicas y sedantes. Indicadas en tratamientos contra la ansiedad, la depresión, el estrés y otros problemas relacionados con el sistema nervioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *